Ahora que por fin parece que el calor ha llegado para quedarse, es el tiempo en el que los rosados empiezan a llenar nuestras copas, complementando comidas y cenas más ligeras, o bien, como refrescante aperitivo.
Este Nicte 2015 Pétalos de Rosa, de la bodega Avelino Vegas, cumple perfectamente el papel. Elaborado por el método de sangrado (en las primeras horas de elaboración de un vino tinto, se extrae una parte del mosto, que ya ha cogido color, y se traslada a un nuevo depósito para hacer un vino rosado, consiguiendo así concentrar parte de la intensidad de un vino tinto), de la variedad Prieto Picudo, recogida en los páramos leoneses, y trasladada a la bodega, en Santiuste (Segovia), donde se comienza a elaborar nada más llegar.
La uva procede de viñedos de 25 años, cultivadas a más de 800 metros de altitud, en los páramos cascajosos de la provincia de León. En dichos páramos sufre el clima extremo, con noches muy frías incluso en verano, y los racimos maduran muy lentamente, pero concentran en su interior muy buena materia prima. Una vez realizado el sangrado, como os explicábamos antes, el mosto fermenta a baja temperatura, para conservar todas sus características.
El resultado es un vino de color rosa pálido, con tono salmón, muy limpio y brillante. Aromas intensos de fruta blanca, cítricos, notas florales, rosa, como bien indica su nombre. En boca, sabroso, amplio, fresco, buena acidez que compensa el punto goloso final.
El diseño de la botella es muy  y diferente, para conseguir llamar la atención en “la guerra del lineal”, esa batalla sorda para conseguir captar la atención del consumidor en un espacio reducido, donde se compite con muchas otras marcas. Algunos apuestan por las etiquetas llamativas, y otros, como este Nicte, por las botellas diferentes.
Sea como sea, un buen rosado, destacado por El País como uno de los 10 mejores rosados por debajo de 10 euros.